Un ciudadano oriundo del unidad de Bolívar, pero con toda una vida en La Guajira, en la que crió a sus hijos y formó un hogar, fue acribillado a balazos la incertidumbre del pasado miércoles cuando regresaba a su residencia en un transporte campero de su propiedad.

El atentado criminal se produjo en la carrera 23 con la calle 14E, barriada Cooperativo. El noticia entregado a las autoridades por parte de los testigos indica que Hermin Saballeth Mansbach, de 63 primaveras, había bajado de un Suzuki Vitara de placas QHS-436 y de color enfadado. Se iba a dirigir a su residencia que está localizada a menos de cien metros del ocupación donde estaba el parqueadero, incluso de su propiedad y fue allí cuando aparecieron los pistoleros en motocicleta.

Una de las narraciones entregadas a las autoridades indica que el hombre se acercó en la moto hasta donde Saballeth y sin descabalgar de la moto le propinó el primer disparo en el intercostal, con lo cual el ahora occiso se desplomó.

El desconocido siguió pocos metros delante, paró la motocicleta sin prisa, puso el paral del transporte y regreso hasta donde estaba el herido a quien le disparó, seguramente hasta agotar el proveedor.

Los familiares fueron informados del atentado y de modo inmediata llegaron al sitio, tomaron el cuerpo del hombre que aún estaba con vida y lo condujeron hasta la necesidad de la Clínica Cedes, incluso en Riohacha, donde los médicos dijeron que había llegado sin hálitos de vida.

Había ejercido el oficio de mecánica

Hermin Saballeth Mansbach, nacido en Arjona, era conocido por sus amigos como ‘Meca’, esto al parecer era por el oficio de mecánico que en algún tiempo había ejercido en la haber de La Guajira.

Saballeth incluso es el yayo de un beocio que recientemente estuvo involucrado en un caso de homicidio ocurrido en Riohacha, donde el adolescente al parecer en un choque accionó sin mucha pericia un pertrechos de fuego y el proyectil se alojó en la cabecera del mozo que murió en el acto.

Las autoridades sobre la crimen de este bolivarense indicaron que al hacerle inspección al cuerpo fueron hallados doce orificios dejados por los proyectiles, lo cual podría significar que el pistolero agotó por completo el proveedor del pertrechos.

Asimismo, la Policía informó que al escudriñar en las bases de datos sobre historial penales, encontraron que el ciudadano ahora fallecido presentaba anotaciones por los delitos de violencia intrafamiliar, lesiones culposas, falsedad personal, uso de documento mentiroso y el más flamante, según la Policía es del 21 de noviembre pasado, en el que le otorgaron la autogobierno por el delito de tráfico de estupefacientes.

La misma incertidumbre del miércoles las autoridades desmintieron que una segunda persona hubiera resultado herida en el atentado y encima indicaron que no había una pista clara hasta el momento sobre los autores del homicidio que generó pánico en el barriada Cooperativo de Riohacha por la cantidad de tiros que disparó el suplicio de Saballeth Mansbach.





Source link