El enjuiciador Séptimo Penal Municipal, con funciones de control de garantías, ordenó que a Daniel José Osorno Márquez –conocido como el Pupileto– se le impusiera una medida de aseguramiento preventiva en centro carcelario.

Así lo comunicó en la tarde de este jueves en una audiencia pública en la que argumentó que su atrevimiento estuvo basada en la inferencia mediano de décimo y autoría de Osorno Márquez en el delito de hurto agravado y calificado, el cual le había imputado la Fiscalía por el robo de objetos de valencia y peculio en efectivo –cuyo monto hurtado asciende a más o menos de 15 millones de pesos– cometido el 9 de enero de 2020, en una vivienda de la calle 74 con carrera 38A.

Al imponer la medida, el enjuiciador dijo que decidía ignorar la solicitud de la defensa de no ordenar aseguramiento o imponer medida domiciliaria porque, tras revisar el dossier jurídico de Osorno Márquez, consideró que la prisión era “la única medida idónea”.

Esto “para reforzar que no haya peligro para la comunidad y que el indiciado comparezca durante el proceso”, pues, según el enjuiciador, “las medidas no privativas no funcionaron” en ocasiones anteriores.

Junto a destacar que la orden no se dio por el delito que generó la orden de captura de sobrenombre Pupileto, sino por un caso posterior que la Fiscalía expuso durante la imputación de cargos.





Source link