Juan Guaidó recuperó este domingo parte del crédito perdido al eludir la prohibición de salir de Venezuela y pasarse Bogotá con el objetivo de dialogar con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y de participar en la tercera Cumbre Hemisférica contra el Terrorismo, que se celebra este lunes en la hacienda colombiana. El presidente de la Asamblea Doméstico de Venezuela, y agradecido por sesenta países como mandatario momentáneo del país caribeño, tiene en su memorándum participar incluso en el Foro Crematístico Mundial de Davos, previsto para mañana en Suiza. Una vez en Europa, Guaidó incluso pretende asimismo efectuar una encuentro a París para dialogar con el presidente galo, Emmanuel Macron.

La comunicado del delirio clandestino de Guaidó fue conocida a través de la agencia AP. En ningún momento se han desvelado los detalles del desplazamiento del principal contrario al régimen chavista de Nicolás Provecto, y se asegura que el propio aposento de Guaidó desconocía esta salida, seguramente por motivos de seguridad. No es la primera vez que el presidente de la AN desprecio la prohibición de salir de Venezuela. El 23 de febrero pasado, Guaidó ingresó incluso en Colombia para acoger la ayuda humanitaria para su país, un reparto que luego fue frustrado por las fuerzas militares venezolanas.

En principio, Guaidó tenía previsto reunirse este domingo por la tarde en el Palacio de Nariño con el presidente colombiano, Iván Duque, quien le dio la bienvenida a través de las redes sociales. El líder contrario venezolano respondió inmediatamente agradeciendo el apoyo en la lucha por su pueblo: «Generaremos las condiciones que nos conducirán a la excarcelación. Y les aseguro que la reverso a nuestro país estará llena de buenas noticiario».

En este sentido, María Gabriela Hernández, diputada de la AN que preside Guaidó, manifestó que el principal objetivo de la tournée no es otro que advertir «al mundo de la naturaleza criminal y violadora de los derechos humanos de Provecto y su régimen».

De este nuevo desafío de Guaidó al régimen de Provecto, por otra parte de significar una reverso al primer plano del líder contrario, que había perdido crédito en los últimos meses, se demora que obtenga poco más que buenas palabras por parte de los países aliados con su presidencia interina. Mientras, varias voces se levantaron ayer en Venezuela para opinar que la tournée no puede zanjar con Guaidó entrando otra vez en Venezuela como si carencia hubiera pasado.

Fallida reelección

Algunas fuentes próximas a Guaidó aseguran que esta tournée estaba prevista para a posteriori de la reelección como presidente de la AN del pasado día 5, pero lo impidieron los apoyos de Provecto a Luis Parra, que se alzó como nuevo presidente en unas elecciones accidentadas en las que los diputados opositores ni Guaidó pudieron entrar al Palacio Federal para cultivar su voto.

Mientras Guaidó llegaba a Bogotá para participar en esa cumbre antiterrorista, el canciller del Gobierno de Provecto, Jorge Arreaza, aterrizaba en Teherán para «sostener una memorándum de trabajo de parada nivel», según comunicó de la propia cancillería venezolana.

Mínimo de lo que ocurre en Venezuela sorprende. Siquiera que Provecto en una entrevista a ‘The Washington Post’ manifieste sus intenciones de establecer relaciones con Estados Unidos. Revelación que fue contestada por John Bolton, exasistente del presidente de Estados Unidos para asuntos de seguridad, con un tuit tan elocuente como irónico: «Las únicas negociaciones que deberíamos tener con Provecto son para establecer lo que quiere para comer en el avión que lo llevará al extrañamiento permanente en Cuba o Rusia. Viva Venezuela evadido».



Source link