El presidente de la Asamblea Doméstico de Venezuela, Juan Guaidó, afirmó hoy tras reunirse en Londres con el primer ministro inglés, Boris Johnson, que el mundo «está escuchando» sus demandas.

«Vamos a pedir toda la ayuda necesaria, no tengan duda. Hay cosas que son materia de Estado (…) pero que hemos discutido con cada una de las personas con las que nos hemos reunido y vamos a tener herramientas», declaró Guaidó en un avenencia con ciudadanos venezolanos residentes en el Reino Unido. «El mundo nos está escuchando. Saben que estamos firmes», dijo Guaidó, agradecido por más de 50 países como presidente fugaz de Venezuela.

Guaidó pronunció un discurso en presencia de cerca de un centenar de venezolanos congregados en un restaurante en el este de Londres, a posteriori de nutrir una reunión privada con Johnson en Downing Street, su residencia oficial, y un avenencia con el ministro de Exteriores inglés, Dominic Raab.

El dirigente de la diplomacia del Reino Unido expresó en un comunicado su «respaldo inquebrantable» para «terminar con la espantosa crisis» en el país iberoamericano. «Apoyamos los esfuerzos de Juan Guaidó en crédito de una resolución pacífica y democrática» de la crisis, recalcó el titular inglés de Exteriores.

Tras esos encuentros, Guaidó se dirigió al acto con ciudadanos venezolanos, donde se vivieron momentos de tensión antiguamente de su arribada.

Agentes de la policía metropolitana de Londres separaron a algunas de las personas que habían acudido a escuchar al líder rival de un limitado camarilla que gritaba consignas contra él.

Los críticos coreaban consignas en crédito del dirigente del Ejecutante venezolano, Nicolás Provecto, y del fallecido presidente Hugo Chávez.

«Fuera golpistas de nuestro arrabal», gritaron esos críticos frente al restaurante del distrito londinense de Bethnal Green donde Guaidó había convocado a sus seguidores.

Los partidarios del líder rival, por su parte, pedían «una intervención humanitaria» en Venezuela y gritaban en crédito de la «lucha por la confianza».

A su arribada, el presidente de la Asamblea Doméstico declaró que «hoy Venezuela sufre una especie de pelea».

«Piensan que solamente es un número cuando hablan de 5,5 millones de migrantes», afirmó. «Me encanta ver a mis hermanos de toda Venezuela, pero me encantaría más aún verlos regresando, los que quieran hacerlo, una vez haya la oportunidad», agregó.

«No tengan duda de que lo vamos a conseguir», sostuvo Guaidó, que declaró que demora cumplir sus objetivos «por el medio que sea necesario, por la vía que sea necesaria y con las herramientas que necesitemos».

En su entrevista a Europa, el político venezolano tiene previsto asistir esta semana al Foro Financiero Mundial de Davos, en el que ha sido incluido como orador a última hora.

Asimismo planea delirar a Bruselas, donde será recibido mañana por el suspensión representante de la Unión Europea (UE) para la Política Extranjero, Josep Borrell.



Source link